Ser dentista, odontólogo por vocación

Relacionado: Y así fue cómo decidí ser dentista

Vocación por la boca

Ser dentista por vocación, esa es la cuestión. Si crees que tu vocación es ser dentista y  quieres ejercer tu profesión dando servicios directamente a pacientes, al lado de un sillón dental, debes tenerlo muy claro, porque puede que te pases el resto de tu vida pegado a un sillón odontológico.

Pasarte tres o cuatro horas diarias con una mascarilla puesta en la cara y unos guantes de látex, rodeado por cuatro paredes y mirando un punto fijo, una pieza dental dentro de una boca. Al principio puede que te llame la atención, ¿pero… pensarás lo mismo dentro de 15 o 20 años? Vocación, devoción, ilusión, renovación, hacen falta para esa misión.

Para tomar decisiones, es importante conocer algunos conceptos clave sobre la vida y la profesión del odontólogo. Yo intentaré aportarte algo, y espero que te sirva, pero hay más, mucho más.

Profesión

Del lat. professio, – onis.

1. f. Acción y efecto de profesar.

2. f. Empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe unos honorarios.

3. f. Conjunto de personas que ejercen una misma profesión.

Empecemos

Si estás entusiasmado, motivado y convencido  de que la Odontología es lo tuyo, la carrera es muy fácil; ¿por qué?, porque si te apasiona lo que estudias, nunca te parecerá difícil, solo te parecerá apasionante. Nunca verás obstáculos, solo desafíos; nunca verás problemas solo te enfocarás en las soluciones; nunca dirás imposible, siempre dirás «-si otros lo han hecho, por supuesto que yo también-«.

Así es como piensa alguien que no ve el fracaso como una opción, solo se ve con su título de Odontólogo en la mano, ganado a base de estudiar, aprender y aprobar.


puente_al_cielo
El camino hacia tus sueños a veces es incierto, pero si tienes fe en ti mismo, un objetivo claro, y buscas los apoyos necesarios, nada es imposible.

El dentista por vocación, desde el momento en que se sienta por primera vez en el aula de la facultad de Odontología, ya es Odontólogo. Solo le falta que pasen los 5 años de estudios. Es una cuestión de tiempo, nada más, pero ya es parte de la Odontología, es un hecho.

El mundo está ahí, esperándole para  que acabe su carrera. Lo esperan pacientes, que van a tener una vida un poco mejor gracias a su intervención. Aún no le conocen, pero están ahí,  pacientes, esperándole. Y cuando le empiecen a conocer, van a hacer cola para pedir cita, por lo buen profesional que es.

Así es como debe pensar un alumno de Odontología por vocación.

10 puntos a tratar

  1. La facultad de odontología forma alumnos que al egresar, reciben una titulación académica que los capacita oficialmente para ejercer y atender pacientes. Sin embargo, el odontólogo novel, debe continuar su formación, su entrenamiento,  su capacitación y especialización para poder alcanzar un nivel óptimo de experiencia, destreza y habilidades, que le permita concurrir con éxito en el competitivo mercado laboral del año 2.025.
  2. De la ODONTOLOGÍA, el recién egresado solo ha conseguido la OD (operación destreza), ya que su carrera profesional acaba de empezar, y el camino que tiene por delante es muy largo. El recién egresado deja de ser alumno de facultad, pero jamás podrá dejar de ser estudiante. Siempre tendrá que estar actualizándose y formándose en los constantes avances de las distintas especialidades odontológicas que más le interesen.
  3. El dentista puede ejercer siendo su propio jefe y crear su propia clínica odontológica, con lo cual como autónomo, es un auto-empleado y puede ser empleador a la vez. Invierte en instalaciones, equipos sofisticados (cada vez más y más sofisticados), instrumental y materiales especializados. Es un pequeño empresario, y como tal, debe pensar, actuar y decidir. Es responsable de toda su actividad, tanto profesional como empresarial. Las inversiones en instalaciones, equipos y materiales, alquiler de locales y contratación de personal y servicios externos, suele un hándicap para el odontólogo sin experiencia. La facultad suele formar profesionales de la salud para ejercer como odontólogo, pero no para pensar como empresario. Pero la clínica odontológica es una pequeña empresa.
  4. El dentista puede trabajar como empleado en servicios de salud pública o privada. También puede dedicarse a la investigación y a la docencia, tanto en universidades públicas como privadas. Puede escribir artículos y publicaciones científicas, libros de texto, manuales y tratados; en solitario o junto con colaboradores. Puede ser ponente en cursos y congresos.
  5. Al dentista de vocación lo que realmente le apasiona es la atención al paciente, su paciente, y lograr la satisfacción y agradecimiento de éste por su buena praxis. El dentista de excelencia atiende pacientes, a su vez es docente, y escribe sobre lo que hace, enseña o investiga. El dentista que llega a ser leyenda es aquel que lo hace bien todo. HABLA BIEN, ESCRIBE BIEN, EJECUTA BIEN y hace lo que dice y dice lo que hace y explica cómo lo hace, sin egoísmos, para que todos puedan hacerlo también, y para que la ODONTOLOGÍA progrese y con ella la atención al paciente.¡Y además lo hace sin arrogancia!
  6. El dentista tiene que ser científico, porque tiene que diagnosticar, y para ello debe conocer las ciencias médicas básicas propias de la medicina y las específicas de la boca. Solo un profundo conocimiento le puede conducir a un correcto diagnóstico. El diagnóstico en medicina lo es todo.
  7. El dentista tiene que tener cualidades artísticas y manuales, ya que la odontología se ejerce desde la ciencia pero se ejecuta desde el arte, y con manos de fino cirujano. La admiración por la belleza, el dominio de la armonía y del color, y el equilibrio de las formas, son virtudes de un dentista.
  8. El dentista por vocación, ante todo, es feliz por el trabajo bien hecho, y además cobra por ello. El dentista por vocación no piensa en cuánto va a cobrar, solo piensa en hacerlo bien. A cambio de eso cobra unos honorarios profesionales, más los gastos generados por el tratamiento, los cuales suelen ser costosos, siempre lo han sido.
  9. El dentista responsable, planifica con detalle el trabajo que tiene que hacer cada día, la intervención especializada que va a llevar a cabo en la boca de su paciente y los riesgos que tiene que asumir. El odontólogo, lamentablemente, muchas veces, se lleva a casa  las preocupaciones por los resultados de sus intervenciones; preocupaciones que lo acompañan a lo largo del día, de la semana, o del mes.
  10. El dentista por vocación nunca se sube al carro triunfal, creyéndose que lo sabe todo y que es genial. Todo lo contrario, siempre duda de lo que sabe y de lo que hace, y está abierto a aprender, cambiar o actualizar sus conocimientos, para mejorar su práctica y dar lo mejor que sabe o que puede a sus pacientes. La humildad es una característica propia de los grandes dentistas, que brillan y dan luz y ejemplo a los demás colegas.
decision
Puedo enseñarte a volar, pero no a seguir mi vuelo. Juan Salvador Gaviota

10 puntos más

  1. El dentista trabaja en un lugar muy reducido, la boca, en una superficie aún más pequeña, una pieza dental. Pero el dentista Endodoncista por ejemplo, trabaja dentro de la cámara pulpar de una muela; dicha cámara mide apenas 2 mm de diámetro y más allá se extiende un conducto radicular del  grosor de un pelo grueso. Ese conducto mide una media de 21 mm. de largo y el dentista tiene que instrumentarlo sin sobrepasar el límite apical en 0,5 mm. El dentista Endodoncista es por lo tanto un fenómeno. Tiene que serlo. Por lo tanto tiene que ser muy cuidadoso, observador, preciso,  y con mucho tacto. Es solo un ejemplo.
  2. El dentista tiene que ser detallista, ordenado y muy respetuoso de la higiene, desinfección y esterilización, y si no lo es, debe contratar un auxiliar que sí lo sea y lo haga por él. El dentista puede tener en su sala operatoria 20 cajones, y sabe con los ojos cerrados en qué cajón  está aquella fresa de diamante que mide 1 cm. de largo.
  3. El dentista tiene que ser psicólogo, es la única manera de tratar con el paciente odontológico. El dentista tiene que controlar su propio estrés y sobrellevar el estrés y la ansiedad de sus pacientes, cada día; es parte de su trabajo, y por lo que también debe cobrar. El dentista tiene que trabajar feliz para transmitir positividad a un paciente dental de por sí atemorizado, pusilánime, que se presenta a la defensiva, y habitualmente con actitud negativa.
  4. El dentista, a pesar de sus esfuerzos, tiene que soportar la frustración del fracaso. Lamentarse del paciente que no vuelve más y alegrarse del que sí regresa porque creyó que nunca más volvería a verlo.
  5. El dentista por vocación disfruta cuando su trabajo en boca resulta exitoso y el paciente sale plenamente satisfecho. Es más feliz incluso que el propio paciente. 
  6. El dentista por vocación hace fotos y radiografías a sus pacientes y luego las mira como si fueran las fotos de su vida, y las guarda años y años.
  7. El dentista vocacional nace y se hace, y si la semilla es buena, crece a lo largo de su carrera dando frutos que de alguna manera le cambia la vida a sus pacientes, a su familia e incluso a sus colegas.
  8. A lo largo de su carrera el dentista no lo puede abarcar todo. De la ODONTOLOGÍA, solo abarcará una parte, nunca el todo. Hoy en día la Odontología es muy amplia.
  9. La vocación debe renovarse de vez en cuando, porque se gasta con el uso. La ilusión debe renovarse, las metas y los roles también.
  10. La vocación se contagia, por eso es bueno acercarse a otros dentistas de vocación y compartir tiempo con ellos, e impregnarse, embadurnarse de pasión y pintar en tu hoja de la vida nuevas ilusiones y con nuevos colores.

Si realmente te gustó ejercer de dentista, puede que si tu hija/o te pregunta algún día, tú le dijeras sin titubeos «-hazte Odontóloga/o-«

recien-graduado
Tener un título de odontólogo es tener el poder para intervenir en boca y tratar pacientes odontológicos. Un poder implica una responsabilidad. En vez de subirte al carro, empújalo y que las ruedas sigan girando.

Y para terminar

Si trabajas en lo que te gusta nunca tendrás trabajo, solo una actividad que te apasiona.

Dichoso aquel que estudia para saber

Sabe para valer

Vale para hacer

Hacer para servir

Facultad Odontología, alumnos La Plata
Dr. Juan Balboa

Clínica Dental Dr. Juan Balboa
Rúa Marqués de Riestra 19, 2ºB
Pontevedra ciudad
Teléfono 986 86 36 02

6 comentarios

Buen artículo colega, para mi la Odontología aparte de una excelente ejecución técnica implica dar valor en el servicio, en la experiencia odontológica.

Esa es una parte importante que recomiendo a los colegas y futuros colegas. ¿Qué experiencia vive el paciente con nosotros? Por ello, por ejemplo, creo en recepciones, no en salas de espera (Es decir, citas agendadas por horas para no hacer esperar a nuestros pacientes)

Saludos desde Caracas, Venezuela

Totalmente de acuerdo. Se puede escribir un artículo diferente cada semana sobre temas del día adía de la odontología real y con terminología coloquial en vez de científica. Y muchas cosas mas que complementen a la información que ya tenemos sobre odontología.
Un saludo

Muy lindo!!! Me encantó todo y muchas felicidades por tan hermosa redacción. Me identifico con ella Odontología de vocación y ❤❤

Soy amante del estudio de esta carrera, leyendo cada párrafo me veía a mi misma siendo Odontóloga, a la vez que me dio mucha motivación.
Gracias por tan lindas y alentadoras palabras !

Deja una respuesta