Higiene bucal diaria, un hábito poco habitual

La rutina diaria del cepillado dental puede salvar tu boca

Para muchos, levantarse cada mañana representa un sacrificio, una tortura. A la mayoría nos cuesta madrugar.

Pero si añadimos a todo esto que tenemos que:

Cepillarnos los dientes.

Pasarnos el hilo dental.

Enjuagarnos con flúor.

y además:

Afeitarnos

Ducharnos

Peinarnos

Desayunar

Vestirnos

Buscar las llaves

Sacar el perro

Revisar el móvil, etc., etc., etc.

Las cosas se ponen más difícil todavía.

 Ante tamaña situación, lo primero que solemos sacrificar es la HIGIENE BUCAL MATUTINA

Quizás por eso, muchos prefieran cepillarse los dientes antes de acostarse, y no hacerlo por la mañana al levantarse. «-No tengo tiempo-» es la brillante y  desgastada excusa.

Cepillarse por la noche antes de irse a dormir es fundamental.

Cepillarse por la mañana también. Además, te ayuda a despertarte, y hacerlo con un cepillo eléctrico puede que te  ayude aún más.

El cepillo eléctrico, con su motor vibrante y sonoro, ayuda a despabilarte por las mañanas. Te «electrifica«, te masajea la boca y actúa como un revulsivo de las neuronas.

A la hora de ocupar el baño,vivir solo es una ventaja, ya que nadie te estará pisando los talones ni golpeándote la puerta para que te des prisa.

Levantarse a horarios distintos a los de tu compañero de piso es otra ventaja.

Tener dos lavabos, o mejor aún, dos baños, también es magnífico.

El tema es que por la mañana no debemos poner excusas para no cepillarnos los dientes.

Hay que comenzar el día con la boca limpia y libre de bacterias.

ÉSTAS SON MIS SUGERENCIAS, CONSEJOS Y COMENTARIOS AL RESPECTO

Formación y motivación. Conocimiento y entusiasmo

  1. Una de las partes del cuerpo que más atención necesita, en cuanto a calidad de higiene, es la boca.
  2. La calidad en la higiene oral requiere instrucciones por parte de un profesional, nadie nace sabiendo.
  3. Las instrucciones se aprenden a costa de entrenamiento, práctica diaria y constancia en su aplicación, como una rutina impostergable.
  4. La constancia en  conseguir calidad en la higiene bucal diaria, implica estar motivado. Sin motivación nunca te cepillarás bien, y menos aún usar la cinta dental.
  5. Estar motivado significa que estás entusiasmado/a con la idea de tener una boca sana, limpia, fresca y presentable; como parte de tu yo, de tu personalidad, de tu imagen, de tu ser. de tu salud. Estar motivado es saber lo que se quiere. Es estar seguro de que lo vas a conseguir. 

¿De verdad te interesa tu boca, o lo dices de boquilla para afuera?

limpia-tus-dientes-con-el-cepillado-
Lo importante es el cepillo que usas y el cepillado que realizas, no el dentífrico que compras y la espuma que produce. Imagen gracias a Propdental

Planificación. Plan de acción

  1. Acuéstate cada noche planificando que mañana al levantarte tendrás que reservar tiempo para cepillarte (dientes y encías, implantes y prótesis fijas).
  2. Primero desayunar, y después cepillarse los dientes, y no al revés. Primero ensuciar y después lavar, y no al revés.
  3. Apenas entras al baño, lo primero son los dientes, todo lo demás vendrá después.
  4. El cepillo, el dentífrico, el vaso plástico y la cinta dental siempre estarán en su sitio, y no tirados por ahí.
  5. Nunca uses  un cepillo gastado, cámbialo cada 2 o 3 meses. Y que sea suave.
cepillado6
El cepillo de cerdas suaves, penetra entre las muelas y dentro de la encía en un ángulo de 45º. Técnica de Bass.

Obstáculos, excusas y otras

  1. Hay que emplear el tiempo necesario para conseguir eliminar toda la placa bacteriana adherida a la dentadura. La placa bacteriana debe ser removida cada 24 horas. Un cepillado de 5 segundos cada dos piezas por fuera, y otros 5 segundos cada dos piezas por dentro, suele ser suficiente.
  2. Más del 50% de las personas tienen dificultades para respirar por la nariz; por lo tanto se ahogan fácilmente cuando se cepillan los dientes.
  3. Más del 40% de las personas sufren de  serias arcadas que no les permite posicionar el cepillo dental en las zonas posteriores de la boca. No pueden por lo tanto limpiar correctamente las muelas, sobre todo las del juicio. Por ese motivo quizás el 90% de las personas tienen los dientes anteriores superiores bien cepillados y brillantes, mientras que las muelas…….. las tienen cubiertas con una capa de materia orgánica, opaca, sin brillo.
  4. Muchos creen que si la encía sangra al cepillar es que el cepillo les está haciendo daño y por tanto consideran que hay que cepillarse menos tiempo, o no hacerlo hasta que la encía se cure; reemplazan el cepillado por un enjuague bucal.
  5. Muchos piensan que si la encía duele al cepillar, es que tienen heridas en la boca, y que lo mejor es no cepillar hasta que  la encía se cure, por sí sola o con la ayuda de un enjuague bucal.
cepillado
Por alguna razón misteriosa, todo el mundo está de acuerdo en cepillar por fuera, pero ¿ por dentro? no… ¿para qué?

Ejecución. El cepillado se hace frente al espejo del baño, no en la ducha, no en el pasillo, no en el sofá.

  1. Comenzar el cepillado por las zonas más posteriores y más difíciles de la boca. Las zonas más inaccesibles y dificultosas son las caras posteriores de las muelas del juicio o 3º molar. En su ausencia el 2º molar, tanto por detrás como por fuera, como por su cara interna que mira hacia el paladar o hacia la lengua.
  2. Todo el mundo cepilla por fuera. Hay que cepillar también por dentro y llegando a la unión con la encía. La línea dento-gingival.
  3. Muchos cepillan con la boca cerrada, cepillando los de arriba y los de abajo al mismo tiempo. Hay que cepillar los de abajo primero los de arriba después, o viceversa.
  4. No hay que olvidarse de cepillar los incisivos inferiores por dentro, en su cara lingual, ya que allí se suele acumular muchísimo cálculo dental o sarro.
  5. El cepillo debe posicionarse en la unión dento-gingival en un ángulo de 45º y hacer movimientos vibratorios verticales  y oscilantes  dirigidos hacia la encía y dentro del surco gingival, utilizando siempre un cepillo suave. Técnica de Bass.
cepillado-dental-manual
Yo personalmente empiezo el cepillado por las muelas más posteriores; son más difíciles y son también las más sucias y por tanto las que más necesitan atención. Por contra, son las más desatendidas. Los dientes anteriores son muy fáciles. Imagen gracias a Propdental

Sensaciones, dudas, temores y mitos

  1. Ante cualquier duda, cepilla, nunca te equivocarás. Suave, pero cepilla.
  2. Si respiras mal por la nariz o te ahogas, usa poca pasta dental, lo importante es la calidad del cepillado, no la cantidad de pasta de dientes que usas.
  3. Si tienes arcadas, usa poca pasta dental e inclina la cabeza dentro de la pileta del baño. Cuanto más te agaches dentro del lavabo mejor soportarás la sensación de arcadas. Si vomitas, te enjuagas la boca, te aguantas y sigues cepillando….. no te vas a morir.
  4. Si te duelen las encías, no dejes de cepillar. Cepilla suave casi tipo plumero, pero cepilla. En una semana dejará de doler.
  5. Si te sangran las encías, no dejes de cepillarte, insiste allí donde sangre, suave, pero insiste. En dos días dejará de sangrar. ¿ Lo sabías?

Y para terminar, que nunca se acaba

Al terminar de cepillarte por dentro, por fuera y por las caras masticatorias, has cepillado el 60% de la superficie de una muela. Aún quedan dos caras de las 5 caras que tenemos que limpiar. Esas dos caras son los puntos de contacto entre las muelas. Pues si no lo sabías, el 50% o más de las caries que los dentistas tenemos que tratar, están originadas en esos puntos de contacto a consecuencia de la acumulación diaria de placa bacteriana causante de la caries dental.

Por ese motivo hubo que inventar «algo» que barra, que frote, que friccione, que elimine, que desorganice, que rompa esa película invisible de bacterias, que da tanto beneficio a los dentistas. Para ello se inventó la cinta dental. Y en los espacios más amplios se puede usar el cepillo interdental que se venden con diferentes diámetros.

Ambas herramientas son imprescindibles para «completar» el cepillado. No hay enjuague que los reemplace.

hilo-dental-cuidado-de-los-dientes
Si no usas cinta dental es que eres como la mayoría. ¿Eres como la mayoría, o quieres ser especial? Imagen gracias a Propdental

Y como colofón, y ahora sí que terminamos

Si sufres de las encías, y ese es tu punto débil, quizás te convenga enjuagarte al final, con un colutorio que contenga CPC («Vitis encías») o Clorhexidina («PerioAid mantenimiento»)

Si tu problema son las caries,  hazte un enjuague diario de Fluoruro de Sodio (FluorAid) después del cepillado

Y si son las dos cosas, reza todos los días.

Gracias a Propdental de Barcelona por cedernos sus estupendas fotos.

Gracias a Grupo R.I.O. de Buenos Aires por cedernos su maravilloso vídeo.

Saber más: Si te aprendes todo esto, te puedes dar con un canto en los dientes.

Cepillado de dientes, técnica, arte y devoción

Cinta dental, para qué sirve y por qué debemos usarla

Dr. Juan Balboa

Clínica Dental Dr. Juan Balboa
Rúa Marqués de Riestra 19, 2ºB
Pontevedra ciudad
Teléfono 986 86 36 02

Deja una respuesta