Embarazo y salud bucal

Tu boca durante el embarazo
Durante las distintas fases de la gestación, la mujer va descubriendo y sintiendo sensaciones desconocidas, debido a los cambios orgánicos que se producen para priorizar el correcto desarrollo del feto.

¿Estás embarazada? ¡Enhorabuena!

Ahora hablemos de tu boca, y de la relación que podría existir entre tu embarazo y tu salud bucal.

Saber más: Embarazo, significado y origen de la palabra

Mujer embarazada no significa mujer enfermándose, significa mujer adaptándose a la gestación.

El embarazo provoca cambios fisiológicos en la gestante para poder adaptarla a las nuevas exigencias orgánicas del binomio madre-feto. Algunos de esos cambios pueden producir alteraciones que repercutan en la boca.

Ser previsora

Un embarazo puede ser buscado y programado, o puede tratarse de una sorpresa imprevista. En ambas situaciones se deben tomar medidas preventivas que conduzcan al cuidado de la salud bucal.

En cualquier caso, visitar al dentista para abordar cualquier tratamiento odontológico antes del embarazo, resultaría la opción más inteligente y practicable hoy en día; debido a eso mismo, a la posibilidad de planificar.

Si estás planeando un embarazo, puedes planificar tus acciones preventivas para que todo vaya mejor; una de esas medidas preventivas está en la atención y cuidado de tu boca.

Sonrisa mujer embarzada
Poder programar tu embarazo es una ventaja que debes aprovechar en todos los sentidos.

Problemas en la boca

Las afecciones bucales más habituales que pueden presentarse y poner en riesgo la dentadura de la embarazada son:

1. Caries y sus consecuencias.

2. Gingivitis gestacional o del embarazo.

3. Periodontitis y sus fases de evolución.

4. Desgaste dental por bruxismo, estrés.

5. Erosión de los dientes por ácidos.

6. Muelas del juicio a medio erupcionar.

Todas estas patologías mencionadas más arriba, son habituales en la clínica odontológica diaria, por lo tanto, no son exclusividad de la embarazada, sino que potencialmente, las puede padecer cualquier persona adulta sin importar el sexo.

Atendiendo a esto último, hay que dejar claro que el embarazo por si solo, no va a ocasionar ninguna patología buco dental y mucho menos la pérdida de piezas dentarias o descalcificación de las mismas por requerimientos del feto. 

El embarazo puede manifestar, potenciar, acelerar o empeorar un problema bucal previo, pero nunca desencadenarlo por sí solo. El embarazo no enferma la boca.

salud
¿De verdad crees que esta chica, teniendo sus dientes y encías completamente sanas, se va a enfermar de la boca por culpa del embarazo? ¿Porqué ella no y tu sí?

Caries

Si una pieza dental está absolutamente sana y ha sido confirmado por un odontólogo, nueve meses de embarazo no va a provocar una caries dental y mucho menos la pérdida dentaria.

Afirmar lo contrario es un absurdo que ya debería dejar de repetirse porque no se puede sostener.

Es posible que la embarazada, antes de la fecundación, ya tuviera muelas afectadas, empastes defectuosos, restauraciones precarias, antiguas, envejecidas; esmalte debilitado por caries incipientes, manchas pardas, microcavitaciones, poros, defectos, irregularidades etc.etc.,etc.

Todo ello favorece la aparición de las caries, y el embarazo lo que hace es acelerarlo.

Se le puede sumar el aumento de consumo de alimentos que contienen azúcares refinados, por aquello de los «antojos» y ansiedades.

Puede existir un descuido en la higiene oral, que aunque nunca suele ser excelente, el embarazo suele resultar una excusa para «olvidarse» de cepillarse bien y mucho menos de usar la cinta dental.

Cepillarse las muelas del final de la boca puede producir náuseas.

Durante el embarazo el pH de la saliva se torna más ácido, lo cual facilita el avance de la caries por desprendimiento de los cristales de esmalte por pérdida de iones calcio de la superficie.

Los cambios hormonales y cambios del pH podrían hacer cambiar la flora bacteriana en la cavidad bucal, proliferando bacterias más agresivas y en mayor número.

Todo ello puede terminar en una caries dental, que crece, aflora y sorprende durante el embarazo.

Durante el embarazo no debe descuidarse la técnica de cepillado, la técnica de hilo dental, el enjuague con flúor y el control del consumo de alimentos azucarados y pegajosos (caramelos «Sugus» caramelos»Toffi» galletas «Oreo» son magníficos ejemplos).

Más sobre la caries dental: Caries dental. ¿Qué son y cómo se previenen?

cepillado y embarazo
En el cepillado bucal, es más prioritario el meticuloso cepillado de las muelas, empezando por la última, que de los dientes. Al contrario de lo que aparece en las fotos y en el cine, los dientes anteriores no es lo único para cepillar, sino lo más fácil.

Gingivitis

Una mujer con las encías perfectas que se quede encinta, sigue siendo una mujer con encías perfectas, pero, embarazada.

Lo malo es que una paciente con encías perfectas es un ser poco habitual de ver en la clínica dental diaria.

Las encías sanas son aquellas con aspecto y textura adecuada, de color rosa coral y que no sangran ni al cepillar ni al pasar la cinta dental.

Si el dentista hace su exploración gingival, y tras ella diagnostica una salud gingival plena, el embarazo no va a cambiar el estado de salud de las encías, en principio.

Por eso es importante visitar al dentista y lograr un estado de salud gingival óptimo antes del embarazo.

La gingivitis marginal crónica es la afección gingival más frecuente; sin embargo suele resultar imperceptible para el paciente ya que no causa ningún tipo de molestias, excepto un sangrado esporádico o rutinario, pero asumido como «normal».

Durante el embarazo, sobre todo en el 2º trimestre, los cambios hormonales facilitan la congestión gingival, y con ello el enrojecimiento de las encías.

Se manifiesta por un aumento de tamaño de las encías, con un contorno más abultado, redondeado de las papilas interdentarias, sangrado al cepillar.

La higiene bucal correcta debe ponerse en práctica más que nunca en esta etapa.

Es durante el embarazo donde la encía podría manifestar su congestión con mayor virulencia.

En algunos casos puede presentarse una tumoración gingival benigna, tumor gingival de embarazo o granuloma piógeno, de mayor o menor tamaño, que debe eliminarse quirúrgicamente después del parto.

Más sobre la gingivitis: Gingivitis marginal crónica. ¿Por qué sangran las encías?

Más sobre sangrado de encías: Me sangran las encías

Periodontitis

La periodontitis es una enfermedad básicamente de origen bacteriano, con predisposición genética y favorecida por las condicionantes locales propios de cada boca.

Así como la gingivitis se puede padecer a cualquier edad, incluso en la niñez-adolescencia, la periodontitis es más frecuente en el adulto, y más aún a partir de los 40 años de edad.

La periodontitis durante el embarazo debería ser totalmente evitable, ya que teniendo una buena salud bucal, traída desde la reciente juventud (entre 18 y 38 años se es muy joven), y una buena higiene bucal diaria, la periodontitis no tiene porqué presentarse si ponemos en práctica la prevención.

Entre los 25 y 40 años de edad es menos habitual padecer una periodontitis.

Entre los 25 y 37 años de edad es donde se producen el mayor número de embarazos hoy en día.

Por lo tanto la educación en higiene oral y la motivación en salud bucal debería desembocar en el siglo XXI, en una mujer joven, embarazada y sin periodontitis; una mujer moderna no debería padecer periodontitis hoy en día. Lo contrario es es fracaso de la educación y prevención.

En caso de sufrir periodontitis, el embarazo no es el causante, solo es un catalizador que la puede agravar. Por eso es necesario acudir al dentista para valorar la situación y recibir asesoramiento.

Más sobre la periodontitis: Piorrea, encías inflamadas, encogidas o despegadas

a beautiful young pregnant woman in pink
Hace tan solo unas décadas, la mayoría de los embarazos se producían antes de los 25 o 30 años. Hoy se acerca casi a los 40 años sin el casi. La periodontitis del adulto es más frecuente de observar a partir de los 40 años, en cambio las caries son habituales en la juventud.

Desgaste dental por bruxismo

El bruxismo tampoco es exclusivo del embarazo, pero los cambios emocionales y las circunstancias familiares, laborales, de pareja y de estrés en general, podrían desencadenarlo.

El bruxismo consiste en hacer rechinar la dentadura en forma injustificada. Ello provoca desgaste dental.

El pH ácido de la saliva, los vómitos matutinos, un cepillo duro, un dentífrico abrasivo etc. podrían provocar un desgaste dental aún mayor . Todo ello provocar sensibilidad dentinaria.

Hay que tomar consciencia de la existencia del bruxismo y tratar de evitarlo.

Más sobre el Bruxismo: Bruxismo, apretamiento de dientes

cuidadodental2
Los enjuagues de Fluoruro de sodio al 0.05% sin alcohol y los colutorios gingivales con CPC (cetil piridinio cloruro) son una opción adecuada para completar la higiene bucal diaria. Un buche de dos minutos por las noches y repetir por la mañana después del desayuno.

Erosión de los dientes por ácidos

Durante el 1º trimestre del embarazo son frecuentes las náuseas y los vómitos matutinos. El jugo gástrico del estómago tiene un grado de acidez muy elevado, que no produce caries, pero sí erosiones de los dientes. Si los vómitos son muy recurrentes y no se toman precauciones, el ácido clorhídrico proveniente del estómago podría desgastar la dentadura.

Una precaución adecuada es enjuagar la boca con agua caliente con una cucharilla al ras de bicarbonato de sodio. Enjuagar, y no cepillar los dientes, hasta transcurrida al menos una hora de haber vomitado.

Otra precaución es no cepillarse después de comer fruta ácida o bebidas gaseosas, éstas desgastan los cuellos dentales. Hacerlo antes o después.

Son muy útiles los enjuagues con colutorios a base de «Fluoruro de sodio», incluso no usar dentífrico alguno, sino mojar el cepillo en la solución fluorada y cepillar.

El Flúor aporta iones que fortalecen el esmalte.

c700x420
Comer frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pescado, etc. es una costumbre que se debería practicar siempre. El embarazo podría ser una buena motivación para comenzar.

Muela del juicio a medio erupcionar

La muela del juicio o 3º molar suele erupcionar entre los 18 y 26 años. A estas edades los embarazos son muy habituales ya que son etapas de mayor fertilidad. Embarazo que puede coincidir con la salida de la muela del juicio.

La pericoronitis, es un proceso inflamatorio agudo que afecta al capuchón de tejido blando que rodea la muela del juicio cuando ésta se encuentra en una de sus fases eruptivas.

Se manifiesta con dolor, inflamación, ganglios, dificultad para comer y tragar, dificultad para abrir la boca, dificultad para cepillarse, mal aliento y hasta fiebre.

Que se presente una pericoronitis durante el parto, sería muy desagradable para la parturienta, ya que se le sumarían las contracciones uterinas y el dolor provocado por la muela del juicio.

Más sobre la muela de juicio: Me está saliendo la muela de juicio

Más sobre el cepillado de dientes: Cepillado de dientes, técnica, arte y devoción

Más sobre el hilo dental: Hilo dental, cinta o seda dental, qué es y cómo de usa

21749049_s1

Situaciones que se pueden presentar en la clínica dental durante un embarazo

Posturas en el sillón dental

En el 3er trimestre, la barriga de la embarazada puede ser un problema para adoptar una posición cómoda en un sillón dental.

La odontología moderna suele llevarse a cabo con el paciente acostado. La posición con el paciente sentado no es tan utilizada.

Que la paciente embarazada adopte la posición de acostada, boca arriba y con los pies algo más altos que la cabeza, no es lo mejor para el bebé ni lo mas cómodo.

Radiografías bucales durante el embarazo

Si durante el embarazo fuera impostergable la necesidad de hacer radiografías, éstas pueden hacerse con mayor seguridad después del 1º trimestre. Aunque de todos modos y en todos los casos, se aplicaría un delantal plomado desde el cuello y hasta por debajo de la cintura que filtra al 100% los Rx.

Anestesia de uso odontológico

Las anestesias que se usan actualmente y a diario en todas las clínicas dentales del mundo, desde hace más de 70 años, han permitido la realización de miles de millones de tratamientos a millones de personas y beneficiado la salud bucal tanto de pacientes adultos, como de niños y ancianos.

Si una mujer embarazada requiere atención odontológica durante el embarazo, la anestesia local no es un impedimento ni para la madre ni para el bebé. La anestesia ha demostrado ser muy segura aplicada después del 1º trimestre.

Tratamientos odontológicos

Si bien las condiciones emocionales y psicológicas nunca son buenas para decidirse ir al dentista, la situación de estar embarazada predispone menos aún. Sin embargo, eso no quiere decir que los tratamientos más comunes, simples y habituales en odontología no puedan ser llevados a cabo. No existe inconveniente alguno, excepto algún impedimento médico muy específico que pueda exigir el ginecólogo.

Mujer embarazada sentada en sala sonriendo
Dr. Juan Balboa

Clínica Dental Dr. Juan Balboa
Rúa Marqués de Riestra 19, 2ºB
Pontevedra ciudad
Teléfono 986 86 36 02

Suscríbete al blog por email

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 207 suscriptores

Deja una respuesta